Bienvenido a Heidelberg

Las raíces de Lamy están firmemente plantadas en el corazón de Heidelberg, donde innumerables series de exitosos productos han sido creados y continuamente se está redefiniendo el diseño de los instrumentos de escritura. Incluso como una exitosa marca de diseño a nivel internacional, esta empresa familiar tiene como uno de sus valores seguir establecida en Heidelberg. ¿Qué es lo que esta ciudad hace que Lamy continué inspirado día tras día? Un paseo digital a diez lugares en Heidelberg, que esperan a ser descubiertos.

El Castillo de Heidelberg

Un verdadero clásico. El Castillo de Heidelberg es uno de los más antiguos lugares de interés en Alemania y es el símbolo de la ciudad. Incluso hoy en día se puede obtener el sabor del pasado glorioso en esta construcción bastante bien conservadas desde principios del siglo XIII. El castillo está sublimemente ubicado en Königstuhl, en el, se puede disfrutar de una vista panorámica de la ciudad. Una caminata a través de la mampostería y de los jardines que lo rodean, con sus imponentes esculturas renacentistas, es una relajante manera de comenzar el día.

La Universidad de Heidelberg

No tienes que ser un estudiante para haber oído hablar de la Universidad de Heidelberg: es la universidad más antigua de Alemania y, desde 2007, una de las universidades de más prestigio internacional por su excelencia. Max Weber, Ludwig Feuerbach, Hannah Arendt y Helmut Kohl fueron algunos de sus estudiantes. También es muy conocida por su excelente reputación en el área de medicina: Con una de las más grandes clínicas universitarias de Europa y uno de los más importantes institutos de investigación como el “Cancer Research Centre” de Alemania, el “Max Planck Institute” para la investigación médica sí como el “Zentrum für Molekulare Biologie” (centro de investigación y educación superior en biología molecular), el departamento médico ofrece diferentes servicios, sin embargo, la verdadera atracción es la Studentenkarzer (prisión de estudiantes) - una mazmorra en la parte trasera de la vieja universidad, donde encerraban a los estudiantes que tenían mal comportamiento. Todavía se pueden encontrar en sus paredes escritos y pinturas de quienes estuvieron detenidos en ese lugar. Definitivamente ¡vale la pena visitarla!

Paseo de los Filósofos

¿Qué podría ser más hermoso que dar un paseo a lo largo del río Neckar con los maravillosos paisajes de Heidelberg y poder filosofar sobre la vida? Con vistas panorámicas de la vieja ciudad, el castillo, el valle del Rin e incluso a través del bosque del Palatinado, es fácil dar rienda suelta a los pensamientos. Hölderlin, Eichendorff y Scheffel también lo sabían mientras que recorrían la misma ruta a través de los viñedos durante su estancia en Heidelberg - dando así el nombre de Paseo de los filósofos. Para poetas y pensadores por igual, es el más cultivado y aún la forma más casual para que los visitantes exploren la ciudad, el Neckar y las montañas de los alrededores.

Río Neckar

El río Neckar: es la arteria azul de la ciudad que corre de este a oeste a través de la mitad derecha de Heidelberg. Puede verse todo su esplendor en Heidelberg antes de desaparecer en el río Rhin unos kilómetros más adelante. En los cálidos días de verano es fresco y durante los inviernos especialmente fríos, se puede pasear por encima de su superficie de hielo. Algunos de los mejores lugares para experimentar el río son a lo largo de las riberas del río Neckar, donde se puede tener un día de campo, también un paseo en el ferri o desde el famoso Puente Antiguo. Este puente construido de piedra con una entrada de cuento de hadas y sus simpáticas esculturas en bronce, el “puente del mono” realmente añade una atmósfera pintoresca a esta ciudad.

Jardín Botánico

Algo exótico en el corazón de Heidelberg: orquídeas, brómelas, palmeras, helechos, lirios de agua, plantas suculentas desde el Viejo y el Nuevo Mundo... Alrededor de 14.000 especies de plantas diferentes, se encuentran actualmente en el “Botanischer Garten” de la Universidad de Heidelberg. Si el río Neckar es considerado como la arteria azul de la ciudad, el jardín botánico es presumiblemente el alma verde de la ciudad. Originalmente creado por la universidad como un jardín de hierbas medicinales, hoy atrae a los turistas con su fascinante variedad de plantas. La entrada es gratuita y hay visitas guiadas por los invernaderos y zonas exteriores cada primer y tercer domingo del mes.

Liebesstein

Una pieza de poesía moderna en las orillas del río Neckar: El Liebesstein (piedra del amor) es una piedra arenisca, y los amantes de todo el mundo dejan sus candados grabados en ella. Desde que los populares puentes en París, Nueva York y Florencia están amenazados de colapsar por el peso de tanto amor, la ciudad decidió dejar sólo una piedra en el verano de 2013 - cuenta la leyenda, que supuestamente esta piedra fue parte del Castillo de Heidelberg. Tiene grabado un poema de amor en el centro “The view” Joseph Freiherr of Eichendorff quien hace unos 200 años encontró el amor en Heidelberg - al menos temporalmente - y dedicó estas líneas a su amada. Heidelberg es ahora y seguirá siendo la ciudad del romance.

Centro de convenciones Heidelberg

El centro de convenciones de Heidelberg es un verdadero placer para la vista - tanto dentro como hacia fuera. Esta histórica construcción combina elementos arquitectónicos del estilo Wilhelminian y del Renacimiento, con pequeños detalles de estilo de arte nouveau - divertido, romántico, elegante y muy sublime. Fue construido en 1903 por dos arquitectos de Heidelberg y actualmente es un moderno centro cultural que también aloja al congreso. Se presentan ahí desde funciones de teatro y conciertos hasta seminarios y simposios, el lugar por sus influencias arquitectónicas tiene diversos usos. Tiene también un insuperable plus: la vista al río Neckar.

Parque de las esculturas de Heidelberg

Los empleados de Lamy pueden disfrutar de su propio jardín de esculturas; también, los visitantes de la “Orthopaedic University Clinic” pueden disfrutar de este jardín en Heidelberg. Este jardín cuenta con un total de 26 esculturas que se exhiben permanentemente realizadas por conocidos artistas desde los años 50s, y también tiene una exposición especial que cambia cada año. Exactamente es el lugar correcto para tomar aire fresco y al mismo tiempo un poco de inspiración del arte. Esta abierto todos los días y la entrada es gratuita.

Observatorios Königstuhl

A tiro de piedra de la ciudad de Heidelberg, en la cumbre del monte Königstuhl ("Asiento del Rey"). Uno puede disfrutar de las fantásticas vistas desde la región más alta de la montaña subiendo por el Himmelsleiter, una empinada escalera que sube desde el castillo, o también más cómodamente se puede tomar el tren de la montaña. El Königstuhl tiene más que ofrecer que sólo una vista de la ciudad – digamos que es, ¡una vista de la galaxia! Para los interesados, el Observatorio Estatal de Heidelberg-Königstuhl ofrece para todo el público la observación de cielo, así como también excursiones guiadas por estudiantes del Max Planck Institute for Astronomy al menos es emocionante la vista hacía abajo desde lo alto.

La vieja ciudad

La vieja ciudad es el corazón de Heidelberg. Desde que la ciudad se libró en gran medida de las destrucciones de la segunda Guerra mundial, su encanto histórico es todavía hoy muy evidente: pequeña, las estrechas veredas de adoquín que llevan a los viejos edificios; pintorescas vistas adornadas por románticas fuentes y esculturas. Cada redondeado arco; cada pared en los edificios hace respirar la historia de la ciudad. Sin embargo, la vieja ciudad con sus numerosas tiendas representa también el moderno Heidelberg: desde moda y tiendas de diseñador hasta tiendas especializadas, pequeñas tabernas y cafés. Es exactamente la fusión de lo Viejo y lo Nuevo que hace de la vieja ciudad un lugar especial para explorar a través de sus estrechas calles.